Un enfermero en Oxford

Pedro Soriano, autor del blog S de Salud, acabó sus estudios de enfermería en 2009 y desde hace casi tres años trabaja en Reino Unido. En este post nos cuenta qué le llevó a emprender esta aventura y cómo es su día a día como enfermero en Oxford.

Decido emprender una nueva aventura laboral en Noviembre 2012. Nunca había estudiado inglés anteriormente (excepto en el colegio) y tenía una idea poca acertada de lo que significaba dejar tu país en busca de un trabajo estable y reconocido.

trabajo enfermeria en inglaterra
El por qué, fue sencillamente encontrar una estabilidad laboral. Estaba viviendo con mis padres (y aunque tiene muchas ventajas) uno quiere vivir solo y emprender un nuevo camino. ¿Cómo podía hacer eso si no tenía un trabajo estable y permanente? Era realmente complicado. A todo esto, la creencia de que en Inglaterra la profesión enfermera estaba más valorada que la española y la supuesta facilidad para aprender un idioma en el propio país, me empujó directamente a marcharme.

Pero no todo es llegar y besar el santo. Cuando aterricé en Inglaterra no sabía ni pedir un vaso de agua, os aseguro que fue literal. Lo tenían que pedir por mí. Empecé trabajando de “kitchen porter” también conocido como “el que friega los platos”. Fue una temporada muy dura, era un trabajo temporal muy mal pagado con el que no puedes vivir y el trato que me dieron fue de todo menos aceptable, no voy a entrar en detalles, pero la sensación de impotencia y las lágrimas estuvieron aseguradas más de un día.

Tras varios meses acudiendo a clases de inglés en una iglesia donde profesores que aún no estaban titulados daban clases gratuitas, me lancé para hacer mi primera entrevista en una residencia de ancianos. Cuatro meses de auxiliar de enfermería me ayudaron a poder pagarme clases de inglés y seguir aprendiendo hasta que me sentí preparado para dar el salto al John Radcliffe Hospital. Recuerdo cada paso en mi vida laboral como algo duro y gratificante a la vez, estuve seis meses trabajando en el servicio de urgencias del Hospital y fue entonces cuando solicite un puesto de trabajo en Comunitaria. Me apasiona la Enfermería comunitaria y esa es mi mayor experiencia laboral en el pasado y por lo tanto mi objetivo desde que llegue a Oxford. Tardé 2 años y un mes en tener el trabajo que pensaba que iba tener nada más llegar a Inglaterra. Lo había conseguido, me sentí triunfador de mis pasos anteriores y todo valió la pena.

trabajo enfermeria en inglaterra
District Nurse es mi trabajo actual, también llamado “Enfermería de inmovilizados” en España. Consiste en acudir a los domicilios de los pacientes para dar los cuidados que necesitan. Nosotros trabajamos por unidades de tiempo, 1 unidad son 20 minutos y dependiendo de lo que tengas que hacer en el domicilio se modifica, por ejemplo, poner un sondaje vesical son 2 unidades de tiempo (40 minutos). Ese es el tiempo que se estima que debes estar en la casa del paciente. En teoría, un enfermero debe tener un máximo de 13,5 unidades de tiempo al día (pero vamos es difícil que eso ocurra, siempre vamos sobresaturados).

Tienes que tener tu propio vehículo (es muy barato conseguir uno de segunda mano, pero los seguros son totalmente disparados, carísimos y además no te cuentan el tiempo que tengas el carnet en España. Pagas como si fueras un nuevo conductor). Actualmente pago por un Ford Ka de 15 años 850 libras al año a terceros, es increíble. El NHS te paga la gasolina mensualmente pero tú debes tener el seguro adecuado y cubrir el mantenimiento del mismo.

Cada paciente tiene una carpeta en su domicilio con sus planes de cuidados y el seguimiento por parte de la enfermería comunitaria. Los pacientes pueden tener acceso a las notas de enfermería y a sus planes de cuidados. Por último, volvemos a la oficina a comer y hacer todo el “papeleo”, programar las siguientes citas, contactar con médicos de familia, farmacias, agencias de cuidados, etc. No existe un programa informático que conecte con todos los equipos que pueden estar involucrados con el paciente, por lo que te aseguras muchas llamadas de teléfono, emails y faxes.

Algunas diferencias

Cada persona tiene una experiencia personal y diferente y dependiendo de tus recursos la experiencia cambia totalmente.

La principal diferencia que noté es que en Reino Unido no existe un programa informático homogéneo y común para todos los profesionales sanitarios. Yo en España utilicé el fax muy pocas veces y aquí forma parte diaria de mi trabajo. Un ejemplo claro; Yo como enfermero, no tengo acceso a la historia clínica del paciente informáticamente. Tengo que llamar al centro de salud al cual el paciente pertenece y ellos deben enviarme un fax con la historia clínica. Creo que es un atraso que no debería existir, un impedimento que solo perjudica al paciente y a su salud. No puedo tener acceso a los resultados de analíticas o ver si mi paciente está hospitalizado. Y os podéis preguntar ¿Por qué ocurre esto en los tiempos donde la tecnología es puntera? Pues es tan sencillo como ¿de dónde proviene el presupuesto? Los centros de salud los abren los médicos de atención primaria y con un presupuesto propio y los enfermeros tienen otro presupuesto diferente. En definitiva, el dinero no proviene del mismo sitio y no se ponen de acuerdo en medidas que mejoren el trabajo de los profesionales sanitarios y por supuesto la seguridad del paciente, pero ¿Quién pagaría ese sistema informático?

Personalmente en España esto está mejor desarrollado (o por lo menos donde he trabajado anteriormente). Yo tenía acceso a los planes de cuidados de otros profesionales sanitarios y además podíamos ver incluso si el paciente se encontraba en el hospital y ver su evolución. Mi trabajo era enfermero en el departamento del Vinalopó Salud en Elche como enfermero de inmovilizados.

En Inglaterra todo está medido por planes de cuidados y enfermería basada en la evidencia científica. Con esto no quiero decir que en España no se haga, simplemente quiero dar hincapié en que en Reino Unido se tiene mayor acceso y debes utilizarlos y seguirlos al 100%. En nuestros planes de cuidados debes incluir los protocolos y la evidencia del por qué realizas una técnica o decides utilizar un apósito en concreto en las úlceras/heridas. Me gusta mucho esta medida y lo que aún valoro más, es que hay equipos de enfermería que trabajan para hacer nuevos protocolos y buscar la máxima evidencia científica posible para el mayor beneficio del paciente. Por otro lado, esto genera una mayor competitividad entre los profesionales de enfermería y te mantiene actualizado y pendiente de los nuevos protocolos.

El punto delicado de esta historia es la falta de compañerismo en algunas situaciones. Desafortunadamente, hay profesionales sanitarios que pueden hacer una queja formal hacia otro compañero si no se siguen los protocolos adecuados. Esto puede generar que te investiguen y te suspendan de empleo y sueldo hasta que se aclare el asunto. Una medida necesaria para asegurar una buena práctica enfermera.

Los profesionales de enfermería tienen como una de sus competencias enseñar y dar soporte a nuevos enfermeros. Muchas veces nos olvidamos de que no tenemos que cuidar solo a los pacientes, sino también a nuestra profesión. Con esto no quiero decir que debamos encubrir situaciones que deben ser expuestas, valoradas y que puedan poner en riesgo la salud del paciente. Me refiero que cuando empiezas en un nuevo servicio y te sientes perdido, esperas que los compañeros te apoyen y te ayuden en ese proceso de aprendizaje y en muchas ocasiones es totalmente lo contrario, debes tener mucho cuidado e ir con pies de plomo para evitar situaciones que puedan generarte problemas en tu carrera profesional.

La formación continua, punto fuerte en Oxford

Uno de los puntos fuertes del NHS es la formación de sus empleados, existen toda clase de cursos que el NHS provee a sus trabajadores generando profesionales más competentes y eficaces. Todo suena perfecto y aunque yo no les pongo mucho reparo personalmente (puesto que toda formación es poca y siempre es necesario refrescar los conocimientos y actualizarse) tiene su doble sentido.

Los Enfermeros que acaban la diplomatura (en UK no existe el grado), no están capacitados para realizar técnicas o desarrollar el trabajo de un enfermero al 100%. La formación continúa cuando la empresa que te contrata (en este caso NHS) tiene que formar a sus trabajadores según las necesidades del servicio. Voy a poner un ejemplo para que intentar explicarlo:

Un enfermero recién acabado solo puede dar medicación oral, toma de constantes y asistir al paciente en el aseo y su confort (que no es poco) y por supuesto la documentación, pero resulta chocante que no puedan coger una cánula, sacar sangre, poner un antibiótico IV o simplemente poner una sonda vesical. El NHS tiene que formar a esos nuevos enfermeros y prepararlos según las necesidades del servicio. Yo me pregunto ¿Es eso seguro para el paciente? Todo este tema hay que cogerlo con pinzas, pero yo he trabajado en un servicio de urgencias y he tenido pacientes que necesitaban un antibiótico intravenoso y no he podido administrárselo cuando lo han necesitado. He tenido que buscar a otro enfermero, que tiene sus pacientes (pero tienen el curso de administrar medicación intravenosa) para que lo administre por mí. Puedo decir que no lo considero seguro para el paciente porque en muchas ocasiones no se pueden cumplir los horarios de administración de la medicación o bien por la falta de personal o simplemente un día cargado de trabajo. En definitiva tuve que esperar hasta realizar el curso de administración de medicación intravenosa para poder ser autónomo.

Nuevos retos

Tengo trabajo fijo, soy funcionario en Inglaterra y estoy orgulloso de lo que he conseguido con mucho esfuerzo y paciencia.

Ahora es cuando llega el “pero”…Inglaterra es carísima y los sueldos de un enfermero no son especialmente altos (un gran mito que creemos desde España). Además, no te sientes como en casa, no existe esa espontaneidad que tenemos en España a la hora de salir, en UK todo está más ordenado, medido. Siento que vivo para trabajar y esa sensación nunca la había tenido antes en España. Entiendo que no puedo hacer de Inglaterra mi hogar en casi 3 años que llevo allí viviendo después de estar 26 años viviendo en España. Todo se arregla con viajes frecuentes para visitar familia, amigos y descubrir nuevo mundo.

trabajo enfermeria en inglaterra oxford
Pedro Soriano en Oxford
Ahora tengo una nueva sensación y es “miedo” al cambio. Supongo que después de saber lo que significa empezar desde cero en un país los cambios bruscos me generan respeto. Estoy muy indeciso a la hora de planear mi vuelta o no a España. Quiero tener la familia cerca, mis amigos y estar en esos momentos que más te necesitan y que en muchas ocasione es imposible estar. Por otro lado, quiero poder desarrollar mi carrera de enfermero en la comunitaria y lo veo extremadamente difícil que esto ocurra en España. Volver a España significa laboralmente volver a estar con un teléfono en mi mano pendiente de que me llamen, supone no poder desarrollar mi carrera por donde quiero (nadie te asegura que trabajaras en hospitales o centros de salud, etc...) supone volver a la incertidumbre laboral y no poder programar tu vida porque no sabes cuantos meses vas a trabajar.  Es una decisión difícil que no he tomado pero estoy valorando.

Resumiendo, puedo quedarme en Inglaterra y desarrollar mi carrera profesional, hacer la especialidad de Enfermería Comunitaria, sentirme realizado y feliz por lo que estoy aprendiendo pero, a nivel personal, fuera del trabajo no consigo encontrarme tranquilo y feliz del todo y ¿qué es lo mejor? Sinceramente no lo sé… Se admiten sugerencias.


Hace unos días tuvimos el placer de hablar con Pedro en nuestro plató y en breve podréis ver la entrevista completa. Mientras, os dejamos el mensaje que dirigió a todos los profesionales de enfermería: