26 de marzo de 2015

Fisioterapia “a ciegas”

Allá por el mes de octubre, por casualidades de la vida o quizá por obra del destino, llegó a mis oídos que había una escuela dedicada íntegramente a formar a fisioterapeutas ciegos.

Alguna vez, vagamente, alguien me había comentado que, al parecer, estos fisios eran muy buenos así que empecé a investigar. Pero lo que descubrí no fue simplemente su valía como profesionales; paradójicamente, este grupo de ciegos que os voy a presentar me abrió los ojos. Sí, me abrió los ojos a un mundo lleno de luz y con el horizonte muy bien dibujado. Allí las cosas se construyen con sensibilidad, comprensión, trabajo, humor y superación, siempre con la luz apagada.


“La sociedad nos exige casi cada día demostrar que los ciegos somos capaces de hacer esto”, nos dice Javier Sáinz de Murieta. Él es en parte el encargado de que cada año decenas de jóvenes cumplan su sueño de ser fisioterapeutas; sin excusas, sin barreras. 

Sáinz de Murieta, nos abrió las puertas de la Escuela de Fisioterapia de la ONCE, única en el mundo y de la que es director. Allí conocimos a José Luis, Rocío, Irene y Pilar. Alumnos y profesores, todos ciegos o deficientes visuales graves que nos mostraron cómo se aprende y cómo se enseña cuando los dos lados de la clase tienen la misma discapacidad. Nos mostraron también que la exigencia es muy alta pero que gracias a ella han conseguido que hoy casi el 100% de los alumnos al acabar la carrera, consiga un trabajo e “incluso”, nos dice Javier, “sean valorados”.

Continuamos la presentación de los protagonistas de la historia. Ana y Santiago nos han ayudado a escribir el resto de las líneas. Ella, fisioterapeuta ya jubilada, fue la primera persona en introducir un perro guía en el ámbito hospitalario; él, nos da una clase práctica con una paciente en su centro, el hospital Gregorio Marañón de Madrid, donde trabaja desde hace 16 años.

Javier, José Luis, Rocío, Irene, Pilar, Santiago y Ana son los personajes principales de nuestro último Cubo de Rubick. La voz y la imagen la hemos puesto nosotros pero las historias, la sabiduría y la espontaneidad son cosa suya.

“Gracias a ver os perdéis muchas de las buenas cosas que tienen los otros sentidos”, nos dijo José Luis, alumno de la escuela, antes de terminar la entrevista.

Espero que este reportaje os enseñe tanto como me ha enseñado a mí.  Ya me contaréis.

Os dejo con ellos, los protagonistas de este nuevo Cubo de Rubick:

1 comentario:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar

Deja tu comentario