19 de febrero de 2015

¡Rompe el silencio!

Rompe el silencio. Duelo perinatal”, así se titula  este reportaje en el que hablamos de muerte perinatal y de duelo. Hablamos de personas que sufren, de brazos vacíos, de sueños que se esfuman, de proyectos de futuro que se rompen. Hablamos de la  gran soledad que viven los padres por la incomprensión de quienes no ven el dolor, la impotencia o los sentimientos de culpa, de ese entorno social, familiar y en ocasiones también sanitario que niega la pérdida, no escucha ni comprende las lágrimas y se enrola en frases vacías y sin sentido.

Pero también hablamos de esperanza, de profesionales sanitarios que están impulsando el cambio. Hablamos con expertos formados en esto que Elizabeth Kirkley-Best y Kenneth Kellner catalogaban de duelo olvidado. También con madres de organizaciones sociales como Umamanita que hoy ayudan a otros padres a afrontar la pérdida de su hijo.

Hablamos de las necesidades de los padres y de las necesarias respuestas de los profesionales sanitarios, especialmente en los primeros momentos. De lo importante de una atención sanitaria que permita integrar la pérdida y facilitar el duelo.

Os invitamos a verlo. Escuchad los testimonios que en él se vuelcan. Quizá después podamos reflexionar sobre lo que cada uno, desde nuestro pequeño entorno, podemos hacer por cambiar esta realidad. Por hacer visibles estas muertes únicas, porque único es cada embarazo, porque único es cada uno de los momentos que pasamos junto a nuestros hijos, y lo son desde el instante en que pensamos en ellos y escuchamos el sonido más hermoso… el de su corazón.

Gracias a Matilde por pensar que este reportaje era necesario. Gracias a Cheli, Maria de los Ángeles y Paloma por trasladarnos sus vivencias. Gracias a María Jesús y Paloma y a todos los que han aportado su visión en este video. Y también a Enrique que delicadamente lo ha hecho posible.


¡Rompe el silencio. Este duelo existe!

2 comentarios:

  1. Precioso reportaje que lleva a cabo una tarea que considero imprescindible. Si la muerte forma parte de nuestra vida, es lógico que deba tratarse el tema como merece en lugar de taparlo y considerarlo un tabú, como décadas atrás se hacía. Los padres debían llevar en silencio y soledad todo el dolor y la incomprensión tampoco ayudaba. Mi más sincera enhorabuena por este trabajo tan necesario. Que cunda el ejemplo...
    Un saludo.

    ResponderEliminar

Deja tu comentario