3 de octubre de 2013

Agradecimiento a una enfermera del departamento de pacientes ostomizados

Gema Martín Ciprián nos envía esta carta de agradecimiento a María Encinas Arias, enfermera responsable del departamento de los pacientes ostomizados del Hospital Universitario Príncipe de Asturias de Alcalá de Henares (Madrid).



Me dirijo a ustedes con el fin de poder informarles de cuál  fue la situación vivida por un familiar muy cercano a mí.

Hace un año le detectaron a mi madre un adenocarcinoma de colon, por lo que se procedió a operarla de carácter urgente, realizándole una ostomía de carácter provisional.

En esos momentos tan duros y de tanta incertidumbre, cualquier información recibida es un rayo de luz, entre tanta oscuridad.

Mi familiar fue intervenida y tratada en el Hospital Universitario Príncipe de Asturias de Alcalá de Henares (Madrid), sin lugar a dudas, llenos de buenísimos profesionales, con una calidad humana, que jamás podré agradecer.

Dentro de esos grandísimos profesionales, se encuentra una enfermera que se llama Dª María Encinas Arias, responsable del departamento de los pacientes ostomizados.

No se imaginan lo importante que fue para mí y mi familiar el poder contar con el apoyo y la información de dicho departamento del paciente ostomizado, ya que a partir de esa operación, todo era nuevo para nosotras, todo a lo que estábamos acostumbradas nosotras y todo el mundo, había cambiado, porque ya no se hacía las heces por donde todo el mundo, ahora se hacían en una bolsa.

El tener que realizar sus necesidades en una bolsa, parece algo como muy fácil, ya que para los que no entendíamos era poner una bolsa y cuando estuviera sucia, quitar y cambiar.

Pues he de decirles que es mucho más complicado de lo que parece, el tener que curar esa salida del intestino, ese agujero  que ahora tiene en el vientre, por el cual salen las heces, con la infección que conlleva, el tener que curar las heridas y las llagas que se hacen en cada momento, el tener que retirar la bolsa pegada a su carne.

En esos momentos de muchísima tristeza, en el cual el paciente se siente como un niño pequeño, al que tienen que cambiar cuando se hace caca, siempre teníamos el apoyo del departamento anteriormente mencionado de pacientes ostomizados, los cuales siempre estaban dispuestos a informarnos y aconsejarnos, ya que esta situación, en muchas ocasiones, se escapa de las manos.

Tenemos conocimiento de que en muchos hospitales no existe departamentos de pacientes ostomizados, ya sea por falta de recursos o porque los responsables piensan que no son lo suficientemente importantes.

Dios quiera que jamás tengan que pasar por una situación parecida a la de mi familiar, pero les puedo asegurar que un departamento así, debería existir en todos y cada uno de los hospitales, ya que ellos son los únicos que pueden aconsejar y guiar a los  enfermos y familiares que se encuentran en estas situaciones.

Según la Federación Española de Asociaciones de Ostomizados, se calcula que unas 70.000 personas en España convive con una ostomía.

Espero que con esta carta los responsables tengan un poco de sensibilidad y sientan lo que se puede llegar a sentir sin información o sin un departamento.

Definición de una ostomía: una ostomía es una intervención quirúrgica que se realiza cuando se produce algún mal funcionamiento del intestino, ya sea por alguna malformación, cáncer u otra causa, que consiste en hacer un orificio, el estoma, en la piel del abdomen de manera artificial. De esta forma, las sustancias y los fluidos corporales se eliminan al exterior. Con una colostomía, el paciente pierde el control sobre la evacuación y debe colocarse alrededor del estoma, de manera externa y adherida a la piel, algún dispositivo que actúe como colector de las heces, y de los gases que se produzcan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario