29 de octubre de 2013

Ictus: la visión de los pacientes

La Asociación Neuro-AFEIC, integrada en la Federación Española de Ictus, nos envía este testimonio de un afectado.

Juan Bautista Herrero Arjona 65 años; Juan ha sufrido dos ictus, nos comenta que " del primero no me quedaron secuelas. Al principio cuando me dio el primero, me di cuenta porque me senté en el comedor y me note el habla muy rara y mi mujer me cogía la mano y se me caía sola, así que llamó al 061 y me llevaron al hospital donde me hicieron un TAC pero vieron que el ICTUS estaba desapareciendo.

El segundo ICTUS fue durante una operación de corazón,  que salió todo bien, pero en el postoperatorio, estando de observación en la UCI, se dieron cuenta de que estaba paralizado, y tras hacerme un escáner vieron que tenía un coágulo de sangre. La pierna no me obedecía, y la mano tampoco respondía. Yo al principio estaba semiinconsciente y no me enteraba de nada hasta finales de diciembre que fue cuando fui consciente de lo que me pasaba. Tenía problemas para tragar y por el ictus me noté que no tenía fuerza en la mano y en la pierna izquierdas, a raíz de ello, me quedaron secuelas tanto en la mano como en la pierna".

En cuanto a su familia, nos comenta que "Mi familia siempre ha estado para ayudarme" se ha sentido muy apoyado por todos, especialmente por su mujer.

Refiriéndose a su estancia en el Hospital: "el trato en el hospital de traumatología fue muy bueno a nivel humano, pero como institución es muy mala. Ni siquiera podía moverme sin silla de ruedas, y el brazo no podía levantarlo y me dieron de alta, la rehabilitación fue insuficiente en todos los aspectos y me dijeron que me buscara la vida tras darme el alta. Le pediría a la administración que atiendan a cada uno según sus necesidades y no que les hagan buscarse la vida. Tuve que buscar una salida por lo privado para seguir con la rehabilitación. A día de hoy sigo en tratamiento en la Asociación Neuro-AFEIC, siendo este el tercer mes que estoy en rehabilitación y mostrando bastante mejoría. Empecé a venir a la asociación en silla de ruedas y con mucha dependencia y ahora con mi bastón puedo ser muy independiente. Yo creo que si en el hospital de traumatología no hubieran dado tantas vueltas y me hubieran dado la rehabilitación que necesitaba hubiera mejorado en menos tiempo y ahora tendría menos secuelas".

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario